<$BlogRSDURL$>

jueves, abril 08, 2004

 

¡Cuidado con los baobabs!

Ayer hablaba Galatea en su post sobre cómo se sale poco a poco de un bajón anímico o una depresión. Hoy he escuchado en la radio que han encontrado los restos del avión en el que desapareció el 31 de Julio de 1944 Antoine de Saint-Exupery.

Además de piloto, Saint-Exupery fue escritor. Algunas de sus obras son Vuelo nocturno, Correo del Sur y Piloto de guerra, aunque todos le recordamos por ser el creador de El Principito.

Y ahora es cuando vosotros pensáis: y esas dos cosas, ¿tienen algo que ver?.

El Principito es uno de mis libros favoritos. Lo he releido varias veces y lo releeré muchas más. Y siempre lloro. Y ahí esta el nexo de unión: cuando estoy muy triste y deprimido, cuando flaquean mis fuerzas para seguir adelante, cuando la soledad se hace insoportable... El Principito consigue darme una brizna de esperanza y arranco a llorar, que como dijo Galatea es el primer paso para salir adelante. Siempre viene bien que alguien nos recuerde que:


- Adiós - le dijo.
- Adiós - repuso el zorro-. He aquí mi secreto. Es muy sencillo. Consiste en que no se ve bien sino con el corazón, pues lo esencial es invisible a los ojos.
- Lo esencial es invisible a los ojos - repitió el principito, a fin de recordarlo.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.