<$BlogRSDURL$>

lunes, mayo 10, 2004

 

La reserva

- Hola. ¿Su nombre, por favor?

- Stephan Berger.

- Pues lo siento pero no hay ninguna reserva a ése nombre. No está en la lista.

- Eso debe ser un error.

- No Sr. Berger, he repasado la lista y no aparece.

- ¿Es por mi aspecto? ¿Es eso?

- Ése no es el motivo. Ya le he dicho que su nombre no está en la lista. Simplemente eso.

- ¡Pero si me acaban de decir abajo que subiera!

- Es que es lo que hacen siempre. Ellos se quitan el muerto de encima y envían a todo el mundo aquí. Y somos nosotros los que quedamos mal al decir que solo pueden acceder los que estén en nuestra lista.

- ¡Maldita sea!

- Lo que puedo hacer es mirar en el ordenador por si tiene reserva en otro lugar. ¿Quiere que lo haga?

- Si fuera usted tan amable.

- No tardo nada. Berger, Stephan. ¿Correcto?

- Así es.

- Sí, aquí está Sr. Berger. Usted tiene una reserva... en el Infierno.


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.