<$BlogRSDURL$>

jueves, diciembre 23, 2004

 

Invierno

Casi no me di cuenta de que el viento comenzaba a agitar las dañadas velas. Tardé en reaccionar, puesto que estaba demasiado ocupado intentando buscar respuestas entre la oscuridad. Pero sí, el viento comenzaba a soplar suave. Arrié el velamen y lo desenvergué. Con esfuerzo logré recomponer una vela cosiendo todos los fragmentos recuperables, y tan pronto como estuvo terminada la icé. Fue un trabajo duro del cual mis manos aún se resienten.

Días después, en la oscuridad de la noche, pude ver Orión con claridad en lo más alto del cielo. Señor de los hielos, de las nieves, de los fríos y escarchas.

Hace pocos días, entre la bruma, vi un resplandor verde en el horizonte. Al principio pensé que sería una mala pasada de mi mente casi desquiciada, pero lo seguí viendo en las jornadas siguientes. Hacia él me dirijo.

Hace frío. El viento corta mi cara y mis huesos muerde. Pero no importa con tal de que siga empujándome hacia esa luz verde que brilla allá a lo lejos.

Hoy he notado que el Sol está más alto, la sombra del mástil es más corta. La luz comienza a vencer a las tinieblas. Debe ser invierno.


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.