<$BlogRSDURL$>

lunes, abril 18, 2005

 

A veces...

A veces él sonríe. Son los ratos en los que ella se detiene a regocijarse de su existencia, de su triunfo, sabedora de que retorcerá sus huesos en el momento que quiera. Después, ella continúa engullendo, arrasando, emponzoñando, aniquilando, pulverizando, royendo su entrañas.

Entonces la risa se evapora, su rostro se contrae y se aleja de todos los que le rodean aun cuando no se separe de ellos ni un solo centímetro. Agacha la cabeza, cierra los ojos y siente la opresión de la oscuridad maciza sobre su pecho. Trata de respirar de igual modo que la trucha que se retuerce en el cesto del pescador, inútil y agónicamente. Los pies se vuelven raíces, las raíces arden prestas y sus llamas calcinan impunes la levedad de los sueños.

Pero antes de que la angustia y el dolor se conviertan en fatales, ella vuelve a detenerse. Y es su carcajada la que resuena entonces, eco espectral, en el vacío por ella mismo generado.




Una y otra vez se repite el ciclo; una y otra vez, mil veces mil millares.
Amargo y lento es el proceder de la melancolía.

Comments:
Nice site!
[url=http://ubftqlos.com/wibk/wnan.html]My homepage[/url] | [url=http://uvgnrsgc.com/iavm/wequ.html]Cool site[/url]
 
Thank you!
My homepage | Please visit
 
Thank you!
My homepage | Please visit
 
Thank you!
http://ubftqlos.com/wibk/wnan.html | http://grtxvgew.com/rokw/skzh.html
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.