<$BlogRSDURL$>

martes, julio 13, 2004

 

The blue side



Mientras cerraba la puerta del coche Matt pensó que la mejor forma de empezar sus vacaciones sería tomándose una cerveza en el tugurio de Rob. Así que se guardó las llaves en el bolsillo, comprobó que tenia algo de dinero y se puso en camino del bar.

Mientras cruzaba la calle notó el local más oscuro que de costumbre, con lo que sospechó que pudiera estar cerrado. Sus sospechas se confirmaron cuando la puerta no cedió un milímetro al intentar empujarla.

El día de cierre era el lunes, pero hoy era jueves, así que debería estar abierto. Comprobó su reloj. Apenas eran las once de la noche y Rob solía cerrar pasadas las doce.

Un tanto decepcionado se fue alejando de la puerta con la mirada puesta en el rótulo de neones del bar. En letras como las de las máquinas de escribir podía leerse The blue side y a su lado se veía la silueta de un gato recortada sobre una luna llena. Lo cierto es que apagado sí que tenían un aspecto triste.

Al día siguiente Matt regresó, esta vez sobre las ocho de la tarde. El letrero estaba encendido y la puerta chirrió como siempre ante la presión del brazo. Una vez dentro pudo ver un par de mesas ocupadas y a Rob detrás de la barra.

- Hay que ver qué poco te ha durado la limpieza -dijo Matt mientras se acercaba a la barra-.
- Tienes razón -replicó Rob con una sonrisa burlona que presagiaba una contestación rebosante de sarcasmo-. Eso me pasa por dejar entrar a cualquiera en el local. Si hasta tú puedes entrar...
- Voy al baño. Ponme una Bud.

Matt rodeó la mesa de billar y entró en el baño. Al salir le esperaba una Bud casi escarchada y un cesto de cacahuetes.

- Caramba, no he visto un baño menos cuidado en años. ¿Cómo es posible que pases las inspecciones de sanidad?
- Pues porque soy un ciudadano responsable y pago religiosamente los sobornos.

Ambos sonrieron, elevaron sus respectivas cervezas y brindaron antes de dar un largo trago.

- Oye Rob -la mano de Matt se introdujo en cesto de cacahuetes y sacó unos cuantos que serían debidamente pelados e ingeridos-. Ayer me pasé por aquí a eso de las once y estaba cerrado.
- Así es.
- ¿Pasó algo?
- No.
- ¿Podrías responder siendo algo más explícito?
- Sí, podría.

Matt contempló la sonrisa socarrona de Rob y decidió pegar otro trago a la gélida cerveza antes de continuar sus pesquisas.

- ¿Y bien?
- Pues nada, decidí cerrar antes.
- Entonces has cambiado de horarios.
- No, es sólo que decidí cerrar antes.
- ¿Y vas a hacerlo muy a menudo?
- Puede ser. A veces es muy aburrido esto de estar aquí esperando a que alguien entre para servirle un trago. Y si encima tengo que soportar sus problemas, ya ni te cuento.
- Bueno, eso te pasa por ponerle ese nombre tan alegre al bar.
- Claro, es que si en lugar de ese letrero con el gato y la luna hubiese puesto un payaso sonriente, esto sería un McDonald's.
- Bueno hombre, no te sulfures.
- Lo siento.
- Pues no lo sientas tanto y ponme otra cerveza anda.

Rob sacó otro par de cervezas y continuaron charlando mientras el local, poco a poco, se iba llenando.

Si no recuerdas la última que liaron Matt & Rob, pincha aquí.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.